martes, 25 de octubre de 2016

Cumple del niño-grande

Hace poco, fue el cumpleaños del niño-grande, y sólo nos pedía una cosa. 
Bueno, una cosa dulce.
Bueno, en realidad nunca pide mucho de nada.
Llevaba soñando con una tarta en concreto mucho tiempo. Así que, qué menos que hacérsela en su cumple.

Todo "afaenoso", el chef se puso en seguida sus mallas verdes estampadas de tartas, su mandilón favorito, y su gorro de chef y fue preparando los ingredientes mientras yo maquinaba la receta.
Esta vez, la artífice de la receta sería yo.  El chef me dejó total libertad para desarrollar mi creatividad y crear la tarta de cumpleaños.
Aunque, para ser honesta, tampoco había mucho que crear.
El niño-grande fue muy específico en lo que quería.
Quería arroz con leche.
En tarta.
Y punto.
Nada de inventar, nada de adornos, nada de floripondios, ni cosas estrafalarias del chef.
No quería cocina creativa. Quería cocina tradicional. Porque el niño-grande es muy del dulce tradicional, sobre todo el asturiano. Y el arroz con leche es uno de sus dulces favoritos, (y los frixuelos rellenos). 

Tenía que ser un arroz con leche asturiano, con todas las letras. De esos en los que pones la cuchara y se queda tiesa, como "argamasa", (palabras del niño-grande).

No había problema. Tenía una receta en la manga y una idea muy concreta para su tarta, al chef preparando todos los ingredientes y un día soleado que nos inspiraba.
Era coser y cantar.



...Hasta que el chef decidió ponerse creativo...
...Y la cocina tradicional nos duró, lo que dura un helado en verano al sol y al lado de Cuky.
En un descuido, (me había dado la vuelta para revisar que todos los ingredientes estaban bien en el papel), cuando Cuky le echó una especia de su invención al arroz con leche, que estaba aún cociendo, y una leche que, según él, era de cabra "fresquíiiiisima", pero que comenzó a hacerse grumos. 
Aquello sí que parecía argamasa.

El chef, se "lavó las manos", literalmente. Porque me dejó empantanada con aquella argamasa en el fuego y se fue a buscar el anisete para echarle a aquel arroz, que ya no había quien lo salvara.

Para devolvérsela, aparté el arroz del fuego rápidamente, lo puse en un tupper y me puse a hacer un nuevo arroz con mi receta, sin que el chef se enterase. Tenía planes para aquella argamasa invención del chef...

Para cuando llegó el chef, pensó que los grumos se habían "volatilizado" y que su receta había salido a pedir de Cuky. Todo orgulloso, así se lo contó al niño-grande cuando apareció por la cocina para catar su arroz con leche, antes de que acabásemos de hacer la tarta.
La sorpresa vino luego, cuando le dije que había sobrado un poco de su arroz que no había puesto en la tarta, y saqué el tupper de "argamasa".
Aquello estaba más tieso que el cemento armado. Pero se hizo el valiente y probó una cucharadita poniendo buena cara...Aunque no se relamió ni los bigotes.
Dijo que se había acabado el tupper entero, pero me da que lo que encontré en la calle tirado de buena mañana, no era arroz normal y era la argamasa que no se acabó comiendo.





(Receta de Kim)



~400 grs. De arroz blanco de grano redondo
~1 y medio de leche entera (si encontráis leche fresca, mejor que mejor)
~Azúcar
~2 ramitas de canela
~La ralladura de 1/2 limón (un limónnnn, y medio limóoonnnn, dos limoones, y medio limóoon,...)
~Una pizca de anís (va al gusto, si queréis, podéis no ponerle)
~2 cucharaditas de vainilla en pasta (o extracto de vainilla)
~Agua
~2 cucharadas de mantequilla sin sal
~Una pizca de sal




~2 Láminas de hojaldre*
~Azúcar moreno




*Nosotros compramos una redonda y una rectangular. La redonda nos sirvió de base y, con la rectangular, hicimos un borde a la tarta, a modo de cuenco, para poner el arroz dentro.





~Lavamos ligeramente el arroz con agua y ponemos a cocer en una olla grande, con agua que lo cubra tan solo y a fuego medio.

~Por otro lado, en un cazo, ponemos a hervir la leche con la canela, la ralladura de limón y la vainilla. Cuando haya hervido, bajamos el fuego y dejamos a fuego medio un rato más, hasta que tengamos que incorporarlo al arroz.

~Cuando el arroz haya absorbido todo el agua, bajamos el fuego casi al mínimo y vamos añadiendo a chorritos la leche, sin dejar de remover. Añadiremos más leche cuando haya absorbido la anterior, y así hasta acabar con toda la leche. Veréis que al principio, el arroz absorbe muy rápido la leche, y a medida que le añadimos más, irá quedando más espeso y tardará más en absorberla. Es aquí cuando debéis decidir la textura que queréis que tenga vuestro arroz, teniendo en cuenta que, cuando enfría espesa un poco más. Si os gusta líquido deberéis añadirle más leche de la cantidad que os pusimos arriba. Si os gusta espeso, con esa cantidad de leche basta.

~En cuanto dejemos de añadir leche, y a la misma temperatura que lo teníamos, añadiremos el azúcar de golpe y no dejaremos de remover. A continuación, añadiremos la mantequilla y removemos unos 10 minutos más antes de apartar finalmente del fuego y dejar reposar.

~Dejaremos templar antes de llevar a la nevera, donde espesará y reposará antes de hacer la tarta.





~Para la masa el procedimiento es bien sencillo, pues ya compramos el hojaldre hecho. Ponemos papel vegetal o de hornear en nuestra bandeja de horno y colocamos la lámina redonda de hojaldre y con la rectangular, hacemos un churrito gordo que servirá de borde de la tarta. Presionamos ligeramente, pintamos con huevo y pinchamos bien el fondo de la tarta, para que no se infle demasiado.

 ~Con el horno precalentado al menos 10 minutos, a 220º sin ventilador, metemos nuestro hojaldre y dejamos hornear unos 10-12 minutos o hasta que se dore.

~Sacamos y dejamos enfriar por completo sobre rejilla antes de colocar el arroz encima.

~Cuando haya enfriado y coloquemos el arroz encima, espolvoreamos con muuuucho azúcar moreno y quemamos con soplete.  Otra opción, si no os gusta el requemado, es que lo espolvoréeis con canela, que también está buenísimo =)

~Para conservar la tarta, ahora que empieza a hacer fresquito, os recomendamos que la dejéis en un lugar fresco, tapada, pero no en la nevera, ya que el hojaldre se pondría blandurrio.


Al final, el arroz con leche que mejor sale, es el de mi receta, ¡¡gruff!!. 



Con esta receta, participamos en el "Sunday's Time" de Rocío, de Kids & Chic ^^
#RecetasconArroz
#SemanaDelArroz
#SundaysTime


Al final, el niño-grande acabó encantado y Cuky con la barriga llena, de tarta y de argamasa.

¡¡Feliz martes dulceros!!
¡¡Abrazo de osete arrocero!!